Clínica de Reproducción Asistida y Fertilidad

El deporte durante el embarazo

embarazo deporte

La pregunta que deberíamos hacernos sería ¿la mujer antes de quedarse embarazada realizaba o no deporte?

A comienzos de año, es muy frecuente marcar objetivos laborales, de estudio, de salud, etc pero debemos de tener en cuenta si nos encontramos embarazada, que tipo de deporte vamos a realizar, con que frecuencia, si es de contacto y por supuesto supervisada por nuestro ginecólogo.

La OMS confirma que existen varias grupos en los que podemos diferenciar a mujeres acostumbradas a hacer ejercicio, a las que se les recomienda disminuir la jornada deportiva, mujeres activas físicamente previamente a su embarazo y mujeres sedentarias a las que se les recomienda iniciar poco a poco el entrenamiento, empezando por un ejercicio leve hasta llegar a un ejercicio de intensidad moderada. “Hay dos líneas, por una parte algunas sociedades recomiendan realizar deporte sobre 3 veces a la semana, 1 hora, y otras líneas recomiendan realizar 30 minutos de entrenamiento durante 5 o 6 días por semana”

El Dr. López Villaverde de nuestra Clínica Embryocenter en unas jornadas culturales de medicina y deporte nos adelantaba en su ponencia: ¿Es posible el deporte durante un Tratamiento de Reproducción Asistida?, los últimos estudios al respecto, resumiendo su intervención en las siguientes recomendaciones:

  • Mientras se está en tratamiento de fertilidad, practicar deporte no supone un inconveniente si se realiza con moderación.
  • Ejercicios extenuantes o intensos son desaconsejables, en ambos cónyuges, desde al menos 3 meses antes del tratamiento.

El reposo absoluto, según The American College en varios artículos del ACOG, aumenta los riesgos disminuyendo los beneficios.

El pilates y el yoga son deportes beneficiosos para el ejercicio de suelo pélvico, ya que las mujeres embarazadas pueden tener más riesgo de incontinencia durante el embarazo y el parto, y así evitarán problemas y complicaciones innecesarias, para ellas y para el bebé.  Los beneficios son:

  • Disminuye la probabilidad de padecer diabetes,
  • Los trastornos hipertensivos del embarazo como la preeclampsia y la probabilidad de cesárea.
  • Aumenta la probabilidad de que el parto sea más rápido.

No se debe abusar en exceso ni en defecto y más en estos casos. Las mujeres embarazadas que hayan desarrollado una actividad física de forma cotidiana y frecuente, una vez que se queden embarazadas tienen que continuar haciendo exactamente lo mismo, con un control más cercano y periódico de su ginecólogo.

Su correo electrónico no será publicado. Campos requeridos *

*

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies